Español English

HISTORIA

NOSOTROS

En nuestras tierras estamos produciendo el mejor cacao del mundo, el cacao Arriba Victoria. Nuestro producto posee un aroma floral frutal y fuerte sabor a chocolate, con el cual estamos trayendo de vuelta al fruto de los dioses, y volviendo a sabores ancestrales que en Ecuador se habían perdido.
Hace cientos de años lo que ahora es conocido como vía la costa existió un bosque tropical, donde la tierra fue hecha para cultivar cacao, debido a la convergencia de un clima cálido, húmedo y seco con los fríos vientos y la corriente de Humboldt. Esta vegetación que otrora fue víctima de la deforestación, hoy se reivindica gracias a los canales de riego complementarios de la presa Daule-Peripa, evocando a los inicios precolombinos de la agricultura en la zona.

En el bosque seco, las sabanas alternan con suaves colinas cuya altura no superan los 350 metros sobre el nivel del mar; donde han predominado por centurias árboles maderables como el Guayacán, Laurel, Guachapelí, Guasango, Ceibos, Algarrobos, Palosantos, Guabos y Ciruelos. Este ecosistema fue el sitio ideal para que la cultura Las Vegas tuviera una agricultura incipiente. La gente Vegas, figura entre los agricultores más tempranos de las Américas entre los 9.000 y 10.000 años aC. Posteriormente, la actividad agrícola fue desarrollada gracias a la cultura Valdivia, entre los 4.000 los 1.800 aC.. Esta sociedad precolombina fue también muy conocida por su producción cerámica, especialmente las “Venus de Valdivia” que eran símbolo de fertilidad. En la Hacienda Victoria, la tierra era considerada sagrada debido a la fertilidad del suelo y la presencia de sus árboles nativos especialmente el ceibo, un árbol considerado sagrado por muchas culturas precolombina porque lo veían como una conexión entre el cielo y la tierra. Entre la fertilidad, lo sagrado, favorables condiciones ambientales y un trabajo de excelencia, la Hacienda Victoria produce desde el 2012 una cosecha sustentable y socialmente responsable, cuyo proceso comienza en los viveros y termina en el secado del grano después de una fermentación cuidadosa.

Carlos Eduardo García Fuentes, exitoso empresario dedicado al comercio, fue animado a dirigir su mirada hacia el cacao por Francisco Aray Roca. En noviembre del año 2009, realizó la primera compra de una primera propiedad de 497.62 hectáreas, a la que denominó con el nombre de su esposa Victoria. Carlos García, hombre de grandes retos y metas, ignoró las negativas a su incursión en el sector cacaotero y en el año 2010 trazó un plan de acción en el que involucró algunos de los mejores profesionales de las ciencias agrícolas y técnicos jóvenes para realizar el estudio de suelos, la conductividad eléctrica, disponibilidad y conveniencia de nutrientes, entre otros aspectos técnicos. Entre tanto, establecía convenios con Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) a fin de garantizarse la entrega de semillas certificadas con las que iniciaría la moderna plantación y crearía sus propios viveros.

Los ingenieros agrónomos, alineándose con los procedimientos ancestrales, procuraron la sombra adecuada y sembraron plátano entre las hileras del cacao que crecerían en 460 hectáreas. Poco tiempo después, contra todo pronóstico negativo, el Cacao Nacional Arriba superó las expectativas de producción en tiempo récord en comparación con otras zonas del país. Para el 2016, se estableció que el potencial de los árboles de la Hacienda Victoria está por encima de las 2 toneladas por hectárea (más de 40 quintales), aspecto que ha causado el interés de muchos agricultores en Ecuador y lo que ha generado el renacimiento del Cacao Arriba Fino de Aroma en el país.

MISIÓN

NOSOTROS

Mantener una conciencia ambiental y responsabilidad social en todas las prácticas agrícolas y empresariales con la finalidad de producir la mejor calidad de Cacao Fino de Aroma con una trazabilidad certificada que permita conseguir precios justos para el productor.

VISIÓN

NOSOTROS

Ser un referente para la agricultura de calidad sostenible con denominación de origen para el sector cacaotero de América y el mundo, creando nuevos perfiles de aroma y manteniendo la trazabilidad desde la siembra hasta la entrega del producto.

VALORES INSTITUCIONALES

NOSOTROS

Hemos juntado a las personas en la búsqueda de una vida con mejor propósito, al tiempo que nos tratamos con respeto, igualdad y empatía. Esto sin duda, acarreará una transformación no solo económica, sino sobre todo mental y social. Todos en la Hacienda Victoria estamos juntos para producir el mejor Cacao Fino de Aroma del mundo.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

NOSOTROS

Carlos García siente que su sueño se va convirtiendo en realidad, pero no pierde su calidad de ser humano y asume el compromiso con sus colaboradores mucho más allá de las normas laborales legales. Todos los trabajadores de la Hacienda Victoria están afiliados a la seguridad social ecuatoriana, cuentan con un comedor gratuito que da un servicio de alimentación nutritiva a los trabajadores y cuentan con un dispensario médico para cada núcleo familiar. Agradecido con la espléndida respuesta de la tierra y la gente local, ha contribuido con la escuela del pueblo de Bajada de Progreso y San Cristóbal, proveyendo equipos de computación e infraestructura para elevar la calidad educativa de los niños de la localidad.

UBICACIÓN

NOSOTROS

La Hacienda Victoria se ubica en el sector del km 95 de la vía a la Costa, muy cercana a población de Cerecita y a menos de una hora de la ciudad de Guayaquil.
“Cuando yo encuentre una plantación de cacao como esta, te compro el pasaje y te invito”
- Anónimo -
“Excelente sabor arriba, con sabor frutal fuerte, pasas secas y banana con un residual medio”
- Samuel Von Rutte -
“Esto es lo mejor del mundo, no hay plantación igual a esta”
- Francisco Aray -
“La Hacienda Victoria va a cambiar la historia del Cacao Fino de Aroma” - Lourdes Delgado, Empresaria”
- Lourdes Delgado, Empresaria -
“Es una auténtica revolución en el campo de la agricultura cacaotera y una reafirmación de la calidad que históricamente tuvieron estas tierras” - Jenny Estrada, Historiadora”
- Jenny Estrada, Historiadora -